Todo el mundo quiere que su boda sea única; algo que recuerden todos los invitados; un evento al que se refieran en las posteriores reuniones familiares. ¿Por qué no una boda en una torre-palacio? Praderas y bosques de roble autóctono rodean un edificio perteneciente a la misma familia desde su fundación en 1272.

Situada en el precioso Valle de Ayala cerca de Amurrio, la Torre-Palacio de Murga se encuentra a medio camino de Bilbao y de Vitoria-Gasteiz por lo que los desplazamientos resultan sumamente fáciles. Un edificio medieval, unos magníficos jardínes, un bucólico río… son el entorno perfecto para realizar una ceremonia al aire libre o para instalar unas amplias carpas a resguardo de las inclemencias.

Nuestro objetivo final es crear una atmósfera para la ceremonia, a los novios les puede gustar un grupo musical, una canción, una ciudad, el recuerdo de sus primeras vacaciones… esto será la base para creemos un ambiente inusual, algo evocador en sus memorias que nos inspirará en la decoración de las mesas, en la iluminación, en el menú; es decir todos los pequeños detalles que harán de la boda un día inolvidable. Lo que realmente quiere la inmensa mayoría de los novios no es impresionar a sus amigos o familiares sino lo que buscan es celebrar algo que no sea una boda típica, lo que quieren es pasarlo bien con los amigos y familiares.

Por supuesto que la boda la hacen los novios, los familiares y los invitados pero el lugar que se escoge, los pequeños detalles… esa canción que nos recuerda algún momento de la niñez o  la película fetiche del grupo de amigos o amigas son los que recordarán los asistentes a la ceremonia. Traednos vuestras ideas y en Torre-Palacio de Murga haremos todo lo posible por materializarlas.

Foto: Katy Belcher